viernes, 24 de agosto de 2012

Carta abierta para la persona que amo

De la mano. Autor: Gato azul


Esta carta no pretende ser el prólogo de veinte poemas de amor y menos de alguna que otra canción desesperada, más bien podría llegar a ser el epílogo de un compendio de esquelas con corazoncitos y garabatos cursis que nunca te di. Busco con estas palabras dejar impreso un sentimiento tan contundente como nuestro primer beso, tan definitivo y necesario como tus abrazos.

Quiero demostrarte que tengo todas las justificaciones y excusas para amarte. Incluso he llegado a la conclusión que poseo el mapa descriptivo de nuestro amor  y es tan  simple que los motivos para diagramarlo fluyeron al preguntarme ¿Por qué soy feliz?

Y sin preámbulos pasaré a explicarte esta certeza:

Por empezar tenemos intimidad. Ya que podemos compartir en amistad nuestros secretos, sueños, alegrías y penas para que juntos afrontemos las sorpresas de esta vida creciendo juntos. La clave de esto, se alimenta por medio del lenguaje, en cada palabra, susurro,  gesto, mirada, y en cada roce de tu boca.

La segunda revelación es nuestro erotismo. Que se delata tanto en la caricia inmediata  y desesperada como en el orgasmo fulminante y esperado.

Por último, se cierra este triangulo del amor con el compromiso. Presente cuando se grafica en tu anular como un anillo, cuando abres los ojos, cuando respiro el mismo aire que exhalas o cuando elijo a cada momento en que seas mi lugar en el mundo pero no mi refugio, el brillo de mis ojos pero no mi mirada, la causa que mueve mi motor pero no la consecuencia de mis errores.

Comprenderás entonces, que me respeto tanto como para que nunca te falte el respeto, ni para que creas que eres una egoísta obsesión. De la misma manera me quiero lo suficiente para poder amarte en libertad y conscientemente  en paz.

De esta manera finalizo esta carta mostrándote como se elabora mi amor en esta pequeña cocina que llamo Corazón. Ya tenemos la receta…  Así pues, que nuestra sangre sea el vino, que el placer se sirva a gusto y cantidad, que mis latidos te satisfagan, que cada beso sea un bocado, que sientas cariño hasta pecar por gula y que nada interrumpa nuestra velada mientras estemos vivos.
Y por si me olvide mencionarlo…. TE AMO por lo de siempre, como siempre y para toda la vida...

                                               Te saluda Atte.  Una persona que te ama.


No hay comentarios: