sábado, 14 de enero de 2012

CELIBATO


Incalculable cantidad de destellos,
de miradas e insinuaciones,
que palpitan cual corazón hipertenso,
todas mezcladas y emanadas
por una provocante amenaza sensual
de danza gitana...



Serás tú la condenada a morir,
y de esperar ocupar un lugar en el infierno
no esperado antes por mi...
Culpable de resucitar sentimientos profanos
que creí haber matado.

¡Asesina! De un ser puro
que nació casto para vestir sotana
y mantener su luto carnal...
¡Doble pecadora intermediaria!
Entre Dios y yo, y la fe que profeso.

Pero más allá de todo...
por ser justificablemente perfecta,
con esas líneas que contornean el mar
de los deseos prohibidos...
Tan perfecta , que ni Jesús
soportaría la tentación
de nacer de ti.


Eres tú mi demonio,
mi ángel de la oscuridad,
mi negación y esclavitud contradictoria
de sentirme un HOMBRE...un HUMANO...

Por Mariano Frigini